VI MEMORIAL JOHNNY BRUSKO & TITO ALDAMA

Escrito por aianai 11-10-2012 en MEMORIAL JOHNNY BRUSKO. Comentarios (0)


28 de abril de 2012

Este año, nuestro memorial en recuerdo de Juan Borikó tuvo un sabor especial porque los Hertzainak se sumaron a la celebración pues ellos también querían recordar al saxofonista Tito Aldama, que acababa de fallecer. Y fue una noche que nunca olvidaremos, no sólo porque Hertzainak volvió a tocar, después de casi 20 años de la desaparición del grupo, sino porque nos juntamos un montón de gente, la vieja guardia de Vitoria. Josu Zabala se curró un montaje audiovisual con fotos y grabaciones de un Tito para muchos desconocido, de cuando tocaba con orquestas en los años 60. Tito fue un niño cantor de la catedral de Santa María, tocó y fomentó la dulzaina en Álava, fue payaso, animador en mil fiestas, y cuando llegaron los años 80 él tenía el culo pelado de tocar, aunque casi nadie lo supiera, el pasado se pierde en los agujeros negros del tiempo.

Su hija Marta Aldama, voz en Pléyade y batería en la Xeta Pasote, además de meter baterías en el cd de Vulpes, colocó el saxo de Tito en la parte de arriba de la sala Hellodorado, y desde el otro mundo él seguro que estuvo feliz de esta despedida que se le rindió.

La noche comenzó con Gobeo Bay, antes Arawak, el grupo de Julen Trepiana y Oki, excomponentes de Potato, con Gustavo a la batería, Jose exMerlín, exKontrairo a la guitarra y los jovencísimos Jonatan (bajo) y la revelación de Mónika a los coros. Aquello sonaba a reggae por los cuatro costados, y la peña del Majara disfrutó: Javi, Txiki, Txebi, Saltaplín, Isi, Sole, Angelucho, Txema, Pili y sus hermanos, Ismael, Fernando y la Txus. Allí estaban también Ernesto Esparza y Carmen San Esteban, nuestros buenos amigos, Maite y Bodegas.

Cuando Hertzainak tocó, perdimos 30 años. Bailamos hasta reventar. Luis Nogales, Dorleta KMV, Alfredito, Pepe Zaldivar, Manolo Okendo, Txusa, Alfredo Jimmy Jazz, Ruper Ordorika, Mikel Urdangarin, Rita Murphy, Tito. Al violín-bajo, el insuperable Bingen Mendizabal. Qué noche, cuántas emociones. También bailaba Juan Uriarte.

Se rieron hasta los que siempre están serios, agradecían los que nunca te habían regalado un halago, fue una noche mágica, de buenas vibraciones, que decíamos antes.

El fin de fiesta llegó con Marc Benito y su Incoherent Band, habituales pero siempre refrescantes, haciendo feliz al personal, dispuestos a tragar kms por amor al arte, a la cultura, a la ciudad, a sus pintxos y sus potes, grandes conversadores, gente suave, un gustazo, con María y Gerard de pinches de ceremonias.

También actuó la incombustible Plum, del grupo de teatro La Tirili, uniendo música y clown, esa vieja fórmula.

Subió el actor Txema Blasco para recordar algunas anécdotas de cuando él y Tito formaban el grupo de payasos los Hermanos Chetti.

Juan y Tito seguro que están contentos.